19 nov. 2012

Delirios de grandeza del Run N Gun.


Twitter: @JharMadCity

Existió una vez no hace mucho tiempo un estilo de juego que no dejó a nadie indiferente. En la época en la cual las defensas predominaban en los equipos campeones de la NBA, emergía de la mano del señor D’Antoni un “espectáculo-espejismo” en forma de baloncesto, y con denominación de origen europea. El Run N Gun.

D’Antoni, ex-jugador y ex-entrenador en Italia fichó como entrenador jefe por los Suns allá por el 2002 (después de haber sido asistente en los Blazers si mal no recuerdo) coincidiendo con la elección del draft de Stoudemire (el cual sería novato del año) y otros jugadores cómo Marion, el estrafalario Stephon Marbury y J.Johnson entre otros, llegando con uno de los peores records históricos a la franquicia de Arizona.

Después de esto sólo le hicieron falta 2 años más, alguna que otra andadura en playoffs y el estelar fichaje de Steve Nash para darle forma al Run N Gun.



Los expertos ya empezaban a discernir de las anteriores opiniones formadas al ver que este estilo de juego daba resultado, y más aún con el fichaje de Nash, los Suns se preparaban para su mejor campaña en lo que iba de siglo. Consiguieron un asombroso 62-20 en liga regular por delante de los Spurs, con Nash como claro MVP.

Se dedicaron la temporada entera a no jugar más allá de los 14 segundos de posesión, a mantener un ritmo de contraataques continuo durante todo el partido y a no pensarse los tiros de 3. La ESPN echaba pestes de D’Antoni por que ganaba sin defender, recibían 110 puntos cada noche y aún así ganaban, además de ser un estilo muy vistoso y el cual a mi me enamoró, por lo que seguí la pista tanto a D’antoni como a sendos jugadores de esa plantilla.

Pero claro, todo llega a su fin y los equipos ya se sabían las artimañas de los Suns, añadido a las lesiones (la más grave la de Stoudemire en la 05/06 y algunas posteriores de Nash) este equipo alcanzaba solventadamente los Playoffs pero sin ninguna recompensa en postemporada. Los malos resultados terminaron por echar a D’Antoni de los Suns, y dejándole en el dique seco durante un tiempo hasta que firmara por los Knicks junto con Stoudemire. Temporadas después todavía se notaban atisbos del Run N Gun en los Suns, de la mano de Alvin Gentry, actual entrenador de unos Suns en reconstrucción.

D’Antoni por su parte instauro el Run N Gun en la costa este, con unos Knicks pletóricos hasta la llegada de Melo, la cual unida a la inmediata exigencia de resultados en New York terminaron por echar de nuevo a D’Antoni de los banquillos, siendo renegado a ser asistente en la selección estadounidense. Con Melo en el equipo era muy complicado salir adelante con el estilo de juego de siempre, todo había cambiado, y por si fuera poco las 2 estrellas del equipo no se entendían en la pista. Ahora Woodson comanda a los mejores Knicks de la década con un estilo contrario al de Mike D’Antoni, predominando la defensa por completo y con un Melo aspirando al MVP.

Y si amigos míos, tras el verano tan calentito vivido en Los Ángeles y los malos resultados de Mike Browm, D’Antoni, portador de la sabiduría divina del estilo de juego europeo, vistoso y ágil, ficha por los Lakers! Tras la negativa de estos con Phil Jackson, han salido al paso con nuestro hombre del Run N Gun.

Llegarán a algo los Lakers con este entrenador y esta plantilla? Veremos un estilo de juego distinto en D’Antoni, o intentará unir sus esquemas ofensivos y el Pick N Roll para estos Lakers? Y Kobe que piensa de todo esto?

Pues no despeguéis vuestros ojos de la NBA esta temporada, que promete y mucho.


Álvaro Jarabo.